Hace unos días que estoy profundizando e intento comprender el contenido del informe Riesgos Globales 2023 según el World Economic Forum  donde se pone de manifiesto el incierto y turbulento entorno actual y futuro que está siendo el centro del debate actual.

En este articulo os quiero compartir dichos riesgos globales pero también las oportunidades que una adecuada transformación digital puede aportar a nuestras empresas.

Según indica este informe que será parte de la agenda de Davos 2023 “en los próximos dos años, la crisis del coste de vida seguirá siendo la principal amenaza, seguida de las catástrofes naturales y las guerras comerciales y tecnológicas. Sin embargo, en los próximos 10 años, la falta de mitigación del cambio climático y de adaptación lideran la lista. La pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas se consideran uno de los riesgos mundiales que más rápido aumentan en la próxima década. La confrontación geoeconómica, la erosión de la cohesión social y la polarización de la sociedad, la generalización de la ciberdelincuencia y la ciberseguridad y la migración involuntaria a gran escala figuran entre los diez principales riesgos en los próximos 10 años”.

La última vez que la disparidad de ingresos figuró entre las principales preocupaciones fue en 2013, tras la crisis financiera mundial. La volatilidad de los precios de la energía estuvo entre las diez principales en 2012, junto con las crisis alimentarias. Pero la combinación de riesgos sociales, tecnológicos, económicos, medioambientales y geopolíticos a la que nos enfrentamos hoy es única. Por un lado, hay un retorno de los riesgos "más antiguos" -similares a la época de bajo crecimiento, alta inflación, volatilidad energética y escasa inversión de los años setenta con el telón de fondo de la Guerra Fría- que se comprenden históricamente pero que pocos experimentan en las generaciones actuales de líderes empresariales y responsables de las políticas públicas. Pero, paralelamente, hay acontecimientos relativamente nuevos en el panorama mundial del riesgo: niveles históricamente altos de deuda pública y privada, el ritmo cada vez más rápido del desarrollo tecnológico y la creciente presión del impacto actual del cambio climático, así como las nefastas perspectivas de futuro. Todo ello confluye para crear una década de 2020 única, incierta y turbulenta”.

Transformación Digital Human-Centric es lo que en ÍNCIPY entendemos por una Transformación Digital que sitúa a la Persona en el centro (cliente y empleado) para poder avanzar con éxito y de manera sostenible en los complejos entornos actuales. Clic para tuitear

Hace mucho tiempo que no escribo un inicio de post tan difícil con estos riesgos globales para la próxima década como como la energía, los alimentos, la inflación y la crisis general del coste de vida pero estoy convencida que analizar cómo hemos llegado hasta aquí puede ser la primera clave para entender cómo podemos adaptarnos y transformarnos para seguir avanzando. Pero también tengo muy claro que tanto en nuestra vida personal como en la profesional, por muy duro que sea nuestro entorno, y una vez que lo has comprendido y asumido, siempre existe certeza y mi intención en este artículo es centrarme en lo que SÍ son certezas.

La primera certeza, bajo mi punto de vista, consiste en mirar profundamente hacia dentro para conocer muy bien nuestras fortalezas y centrarnos en impulsar lo qué SÍ podemos hacer. Estoy convencida de que las personas u organizaciones que conocemos muy bien nuestras verdaderas capacidades (nuestros súper poderes) podremos construir sobre ellas nuevos retos y podemos confiar que tanto nosotros como nuestros líderes, equipos y cultura, vamos a avanzar e incluso influenciar en este entorno turbulento.

La segunda certeza para las empresas y organizaciones es comprender la realidad del veloz desarrollo tecnológico y de la creciente presión del impacto actual del cambio climático y avanzar sin ninguna duda en nuestra hoja de ruta para la La Transformación Digital que debe ser claramente humana y sostenible. Humana porque es una transformación que no puede entenderse sin involucrar a las personas, el activo más importante de una empresa. Sostenible porque la digitalización no puede abandonar el compromiso con el entorno que nos rodea. 

Transformación Digital Human-Centric.

Es lo que en ÍNCIPY entendemos por una Transformación Digital que sitúa a la Persona en el centro (cliente y empleado) para poder avanzar con éxito y de manera sostenible en los complejos entornos actuales. Un reto en el que ya hace más de una década que estamos ayudando a nuestros clientes, empresas de cualquier sector y tamaño.

4 claves de éxito basadas en la experiencia al lado de nuestros clientes

01. Visión Human-Centric.

La transformación digital evidentemente tiene que ver con ser Data Driven, con implementar nuevas tecnologías -AI, cloud y ciberseguridad-, con digitalizar y automatizar procesos y principalmente con la mejora permanente de la experiencia -digital y omnicanal- de clientes y empleados y evidentemente con desplegar nuevos modelos de negocio digital. Pero el proceso de transformación digital debe hacerse desde y para las personas incorporando el change management como clave del proceso. La tecnología y el data es un impulsor del cambio y de la eficiencia, es un facilitador, pero precisa sí o sí del factor humano. Las innovaciones y tecnologías emergentes nos hacen plantearnos nuevas formas de hacer las cosas, de resolver problemas y suponen el desarrollo de nuevas habilidades. Por eso, la transformación digital implica necesariamente un cambio de  mindset a la vez que un cambio cultural, lo que entendemos por transformación cultural.

En la búsqueda de nuevas oportunidades y desempeño en los nuevos escenarios, es importante que las organizaciones sean colaborativas, flexibles, abiertas y ágiles. En definitiva, es necesaria una visión más centrada en las personas con unos valores y una cultura alineada así como con nuevos formatos híbridos de trabajo. 

02. Con clientes y empleados conectados

Cualquier organización del sXXI debe incluir en su ADN, a empleados y clientes (stakeholders). Una organización Human- Centric es capaz de aportar valor de manera permanente, de mejorar su experiencia incorporando la tecnología para mejorarla continuamente. 

¿Cómo conseguir el engagement de empleados y clientes? Con un propósito claro que resuelva algún ámbito de los riesgos globales expuestos en este artículo, con una propuesta de valor atractiva al mercado y al empleado (EVP) que les genere orgullo de pertenencia. Esta propuesta de valor solo puede hacerse partiendo de la escucha activa para comprender las necesidades y aspiraciones de clientes y empleado. Solo situando al cliente y empleado en el centro de la organización impulsando la transparencia y la conectividad conseguiremos organizaciones ágiles e innovadoras capaces de adaptarse de manera permanente a las innovaciones y el entorno.

03. Con hábitos sostenibles

La transformación cultural que mencionábamos debe incluir el cambio de hábitos a otros más sostenibles. Ser respetuoso con el medioambiente ya no es algo exclusivo del área de Responsabilidad Social Corporativa debe ser parte del propósito y es un asunto de toda la organización. Hoy más que nunca la sociedad, la ecología y la economía son conceptos que no pueden separarse. De lo que se trata es de alcanzar una sostenibilidad económico-financiera mediante planes de acción ligados a métricas. A través de la reducción de la huella de carbono, de la apuesta por las energías renovables, de la diversidad  y del empleo de la tecnología para digitalizar procesos y así ahorrar costes a la vez que ayudamos en la capacitación de  habilidades digitales a todos nuestros empleados y clientes. Y sobre todo, a través de la igualdad de nuestra sociedad.

04. Con el respaldo del CEO y todo equipo directivo

La Transformación Digital Human-Centric requiere del apoyo del equipo de Dirección y de respaldo financiero. El compromiso debe ser de todos, pero sobre todo de la alta dirección. Para que esta nueva mentalidad prospere y realmente cale en todos los departamentos debe formar parte del proyecto estratégico de la empresa.

Adicionalmente, pienso que mirar diferente es lo que nos impulsa a pensar divergente. Y que esta nueva década, mirar a las innovaciones tecnológicas es una obligación para profesionales y líderes de cualquier empresas o sector. Conocer el 5G, la Realidad Aumentada, Realidad Virtual y Mixta, las aplicaciones de la AI como gemelos digitales, RPA (Automatización Robótica de Procesos) o el desarrollo realizado por OpenAI,  ChatGPT (el chatbot basado en la inteligencia artificial  GPT3 capaz de escribir ensayos, artículos, correos electrónicos, códigos de programación de software o mantener entrevistas con medios), el Blockchain , IOT (Internet de las cosas), Metaverso, SupeApps, Computación cuántica o nuevas tecnologías sostenibles para soluciones energéticas…es una obligación que nos dará sin duda ventaja competitiva.

¿Te ha gustado? Compártelo

Presidenta y fundadora de Íncipy, consultoría de transformación digital e Inesdi Digital Business School. Consejera y fundadora de Indigital Advantage headhunter de perfiles digitales, Increnta e Incúbame (Ingroup).
He fundado o relanzado más de diez compañías, todas ellas enmarcadas en Internet y la Economía Digital como womenalia, voltimers, telemaki… He sido Vicepresidenta de Adigital (actualmente en su junta directiva), CEO de la División de ecommerce del Grupo Planeta, presidenta del grupo muchoviaje.com así como Directora de marketing e innovación en Deutsche Bank.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

Deja un comentario

Suscríbete

Suscríbete para no perderte ninguna publicación. Te avisaremos por email cada vez que haya novedades.