Primera historia

Paloma es una mujer de 32 años que trabaja como product manager en una empresa que tiene solo nueve años de vida pero que ha crecido mucho y muy rápidamente. Estudió marketing, es muy buena en su trabajo, le encanta su profesión y quiere llegar lejos. Ahora tiene un salario de 32.000€.

Se casó hace un año y espera su primer hijo. Está de cuatro meses, y sabe que lo tiene que comunicar a su jefe ya que es muy consciente de que tendrán que remplazarla durante su permiso de maternidad. Es un momento muy feliz de su vida pero tiene esa inquietud de cómo se lo tomará su jefe... Cuando se lo comunica, el jefe no solo se alegra genuinamente sino que, además, de parte de la empresa, le deja encima de su mesa un regalo con los mejores consejos para ser padres.

Además encuentra dentro de la caja una felicitación de la empresa por su embarazo y un folletito con todas las facilidades que le da la empresa para que pueda conciliar vida laboral y familiar: una semana más de la baja oficial, posibilidad de un día a la semana de teletrabajo, flexibilidad de horarios, etc...Paloma se queda asombrada ¡y con unas infinitas ganas de contárselo a su marido, a su madre, a sus amigas...!

Durante su embarazo, la empresa le comunica a Paloma que se organizarán trimestralmente seminarios con los futuros papás y mamás de la empresa, sobre el tema de "corresponsabilidad" y "conciliación".

Cuando asiste al primer seminario con 8 futuros padres y madres de la empresa, se forma en seguida una pequeña comunidad entre ellos.En ese seminario se habla de los miedos e inquietudes que tiene cada uno y se debaten. Se toma conciencia de los roles que, como padres responsables, se asumen de forma automática en las familias después del nacimiento de un hijo.

Hablan de soluciones reales para la conciliación, de en qué consiste la corresponsabilidad en el hogar, de que la mujer no tendrá más remedio que dejar de hacer muchas tareas y que al hombre le tocará asumir otras nuevas. Entre las 8 parejas forman un grupo de whatsapp y empiezan a salir planes para quedar con parejas y van comentando los avances de los embarazos...En definitiva, ¡se crea un ambientazo entre ellos porque les une algo que, para ellos, es lo más importante de su vida: tener un hijo.

Afortunadamente, el embarazo de Paloma, le permite seguir trabajando casi hasta el último día ¡Y llegó el momento feliz del nacimiento! Cuando Paloma está en el hospital con su bebé en brazos y a sus hermanos y padres en la habitación, llaman a la puerta ¡y le entregan una preciosa cesta de nacimiento de parte de su empresa!

Además, dentro de la cesta, hay otro regalo: una sesión de coaching personal con una coach experta en conciliación de vida laboral y familiar que acudirá a su hogar durante la baja de maternidad y analizará con ella cómo puede organizarse mejor a la vuelta al trabajo. Paloma no puede evitar unas lágrimas de emoción mientras su familia se abrazan a ella...

¡Paloma está deseando volver al trabajo! Tiene la tranquilidad de que en su empresa hay una ludoteca donde puede estar su bebé bien cuidado e irle a dar el pecho cada 3 horas. Su bebé convive con los bebés de otros compañeros del seminario que los han ido teniendo también durante ese año.

Paloma está feliz, está tranquila y le encanta su trabajo y su empresa. Un día recibe una oferta de trabajo de la competencia con un 35% más de salario. Lo comenta en casa y a pesar de ser un oferta económicamente muy buena, decide rechazarla: hay cosas, dice, que no compensan el dinero: la felicidad y la tranquilidad.

La empresa de Paloma es una "Baby Friendly Company" y para ese momento feliz de su vida, eso es lo más importante.

Segunda historia

Cristina tiene 33 años, estudió derecho y trabaja en un bufete de abogados de los más importantes de España. Tiene un salario de 42.000€. Se gana muy bien la vida y lleva 7 años en el mismo despacho. Los horarios son matadores pero como le encanta su trabajo, no le importa quedarse muchos días hasta las 9 de la noche.Vive en pareja desde hace dos años y ambos tienen muchas ganas de ser padres. Y deciden lanzarse a la aventura...

¡A la primera, se queda embarazada! Es una alegría inmensa pero tiene mucho miedo de contarlo en el despacho.Ha visto lo que les ha pasado a sus compañeras cuando han tenido un hijo: se han quedado relegadas en su carrera profesional.El 65% de las mujeres sufren un parón en su carrera profesional cuando tienen un hijo y en su despacho sucede lo mismo.

Con los programas Baby Friendly Companies, las empresa pueden definir y mejorar las políticas de paternidad y maternidad y, con ello, atraer y fidelizar talento entre los 25 y 45 años. Clic para tuitear

Lo comunica a su jefe que la recibe con esas sonrisas que dicen lo contrario de lo que debe decir una sonrisa... Desde ese momento, poco a poco, Cristina observa que le van dando casos de menos importancia. Es más, cuando tiene que ir a la visita mensual al ginecólogo, su jefe tampoco le pone buena cara...
Afortunadamente, tiene un buen embarazo, pero un mes antes del parto, tiene una pérdida y su ginecólogo le recomienda reposo. Lo comunica en el despacho y su jefe, en lugar de interesarse por cómo está, le dice: “¿Entonces ya no te veremos hasta dentro de 5 meses? ¡Menuda faena!”

Cuando nace el bebé, solo le llaman un par de amigas del despacho para felicitarle. Transcurren las 16 semanas de baja y cada vez está más angustiada porque no sabe cómo va a poder llevar la conciliación entre su vida laboral y profesional. Su pareja, por su trabajo, viaja mucho y entre semana no está en casa muchos días.

Entonces toma una decisión: pedir reducción de jornada. Automáticamente en el despacho la empiezan a discriminar y ya no le dan temas interesantes. Cristina se encuentra muy baja de ánimo. Le encanta su profesión pero no puede compatibilizar esos horarios maratonianos con su vida como madre. Quiere ser buena profesional y buena madre y no puede.

Está perdida. No sabe qué hacer y cree que va a entrar en depresión. Además empieza a tener discusiones con su pareja porque a ella le toca el 80% de las responsabilidades del hogar.

Un día hablando con un cliente de una multinacional a la que ella asesora, le hacen una oferta para entrar en el departamento jurídico de la empresa y le proponen, a futuro, ser la responsable de ese departamento. Tienen horarios razonables, flexibles y algún día de teletrabajo, pero su salario será inferior: 35.000€. No le importa reducir su salario casi un 20%, su prioridad ahora es vivir en equilibrio en su vida laboral y personal. Sentir que la aprecian en su trabajo y no tener más esa sensación de angustia. Lo acepta inmediatamente. La multinacional es una "Baby Friendly Company".

Cuando un empleado tiene un hijo, el papel de la Dirección de RRHH es esencial. Es importante que el empleado sienta que la empresa celebra y le apoya en ese momento tan feliz de su vida.

Con los programas "Baby Friendly Companies", las empresa pueden definir y mejorar las políticas de paternidad y maternidad y, con ello, atraer y fidelizar talento entre los 25 y 45 años.

¡Ya hay más de 124 empresas, grandes, pequeñas y medianas, en España, que son Baby Friendly. Consulta el listado.

¿Te unes? Bájate esta presentación.

¿Te ha gustado? Compártelo

CEO de www.BebedeParis.com- Presidenta de Womenalia- Ex-Presidenta en Adigital 2007-2017(Asociación Española de la Economía Digital) – Accionista y consejera en 7 startups.: www.incipy.com, www.inesdi.com, www.cocunat.com. www.brainsins.com, www.gopopup.com –
Lo mío es emprender, comenzar e impulsar nuevos proyectos empresariales.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

Deja un comentario

Suscríbete

Suscríbete para no perderte ninguna publicación. Te avisaremos por email cada vez que haya novedades.