Las redes sociales han triunfado en España. Es un fenómeno innegable, ya que somos el país del mundo, junto con Brasil, donde más se utilizan las redes sociales.

 

redes sociales corporativas

 

La explicación puede estar en que somos personas muy sociables a las que nos encanta comunicarnos. Eso explica la alta participación en: Facebook (11 millones), Tuenti (9 millones), Linkedin (1 millón), Twitter (1,5 millones)…

Por eso, quienes aún no están, lo ven como “una asignatura pendiente” o como “me estoy perdiendo algo”.

La gente ha descubierto el valor de comunicarse con otros para temas personales o profesionales, de intercambiar experiencias, ideas, opiniones… De escuchar o seguir a personas referentes, de compartir. Tener la posibilidad de poder contactar con muchas personas a las que nos unen intereses comunes, vemos que nos aporta muchas cosas que valoramos.

Paralelamente, cada vez son más las empresas que están integrando estrategias de Marketing y Comunicación con grupos en las redes, cuentas en twitter , blogs; para acercarse a los clientes, potenciar su participación, escucharlos, responder, compartir, fomentar la relación entre ellos y conseguir potenciar el “enagagement” con la marca, con sus productos, y aprovechar la fuerza de todos estos seguidores como perscriptores.

En definitiva, estamos, ya sea de forma individual o como empresas, aprovechando las redes sociales para mejorar nuestras relaciones hacia el exterior con clientes, consumidores, competencia, proveedores, accionistas…

estamos, ya sea de forma individual o como empresas, aprovechando las redes sociales para mejorar nuestras relaciones hacia el exterior con clientes, consumidores, competencia, proveedores, accionistas… Clic para tuitear

¿Por qué no aprovechamos ese potencial de las redes sociales para facilitar la comunicación entre los empleados?

Internamente seguimos comunicándonos con nuestros empleados con los medios tradicionales: vía e-mails, newsletters masivas o vía la intranet de la empresa de forma totalmente unidireccional. Nuestra gente limita sus relaciones con los compañeros de un mismo departamento o proyecto concreto, con los de las mesas más cercanas del despacho, con los que encuentra esporádicamente junto a la máquina del café o en algún evento o curso que se organiza internamente.

Creo que deberíamos preguntarnos:

¿Conversa nuestra gente? ¿Se relacionan entre distintos departamentos, ciudades, oficinas? ¿Comparten información? ¿Se ayudan? ¿Participan entre ellos? ¿Interactúan? ¿Intercambian experiencias, ideas, soluciones…? ¿Se sienten parte de una misma empresa, equipo, con los mismos intereses y con un mismo objetivo común?

Con la llegada de las redes sociales nos estamos volcando en compartir hacia fuera, pero no estamos trasladando dicho potencial hacia el interior de nuestras organizaciones.

Ahora es posible tener en la propia empresa una red social interna corporativa para fomentar las relaciones, el intercambio y la colaboración entre todos los empleados.

Han surgido multitud de plataformas o software sociales que lo permiten. Cito algunos, entre los muchos que hay y están apareciendo:

  • Sales Force Chatter (Facebook interno de empresa),
  • Socialtext (software social que permite integrar perfiles, grupos, directorios, blogs internos, compartir hojas de cálculo, wiki, blogs y herramientas de colaboración)
  • Yammer (Twitter interno)

Redes Sociales Internas y Herramientas digitales colaborativas. ¿Para qué?

Las redes sociales y la interactividad se basan en fundamentos que creo deberíamos potenciar internamente en las empresas:

Conversar: Diálogo y Comprensión mutua.

Colaboración: Planear, Pensar y Decidir conjuntamente.

Co-Crear: Actividad Conjunta. Mismo objetivo.

Nos pueden ayudar a:

  • Fomentar cultura de participación, compromiso y colaboración.
  • Potenciar la relación entre empleados y el orgullo de pertenencia.
  • Capturar y poner en valor la experiencia de los empleados.
  • Aumentar la implicación y la innovación.
  • Detectar y retener el talento.
  • Preservar y cultivar los valores y objetivos de la compañía.
  • Defendernos de las críticas injustificadas.
  • Mejorar la productividad y efectividad en los procesos.
  • Conseguir que el conocimiento fluya dentro de la empresa.
  • Agilizar la comunicación entre los equipos y coordinar esfuerzos.
  • Aumentar la velocidad de toma de decisiones.

¿Utilizas las Redes Sociales Corporativas en tu empresa? ¿Crees que son positivas y necesarias?

¿Te ha gustado? Compártelo

Mireia Ranera Author
Socia y Vicepresidenta de Íncipy, consultoría de transformación digital, y Directora de la división Digital HR Employee Digitalization, impulsando y acompañando la hoja de ruta digital desde el ámbito personas en grandes organizaciones. Socia fundadora y Consejera de Womenalia, 1ª red de networking mujeres profesionales, Inesdi, digital business school e Indigital Advantage, headhunting de perfiles digitales.
He desarrollado mi carrera profesional en ámbitos que me apasionan: Internet, Marketing, RR.HH y Formación.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

33 comentarios en “Redes sociales corporativas, la asignatura pendiente en España.

    • Totalmente de acuerdo David, hay que hacer las intranets más sociales y que no se limiten a un espacio corporativo meramente para consultar información. Hay que aprovechar su contenido con medios que fomenten la participación, relación, conversación y comunicación multidereccional y no unidireccional (yo y la intranet y la intranet y yo).
      Gracias por tu aportación. Saludos.

  1. Excelente reflexión, Mireia

    El uso de las redes sociales en las organizaciones, aun es considerado por la Alta Gerencia, como una distracción, que conduce a la pérdida de tiempo productivo, y difícilmente admita una justificación financiera.

    No obstante, la presión de los usuarios y del mercado, sumada a los éxitos tempranos de las empresas que ya están articulando sus procesos de negocios y operacionales a través de las redes sociales, generará una creciente corriente de adopción, que habrá de ser mortal para aquellas empresas que ignorando estas tendencias, se resistan a operar como organizaciones 2.0.

    El contraste entre las estadísticas de uso de las redes sociales en España, y la realidad en las organizaciones que has sabido plasmar articulando las preguntas apropiadas, sencillamente nos revela cuan reactivas y lentas suelen ser las organizaciones en la adopción de enfoques tecnológicos emergentes para potenciar sus dinámicas de negocios.

    Un saludo y un abrazo.
    Octavio

  2. El problema radica en la cabeza que lidera cada empresa. Cuatro de cada cinco directores-generales se niegan a “desaprender” hábitos caducos, lo que les impide aplicar cambios innovadores y nuevas tecnologías. Los malos resultados empresariales no pueden adscribirse únicamente a las “bases poco productivas” sino que la dirección de empresa debe primero trazar una estrategia competitiva con transformación del talento global que posea en el seno de la empresa.

    • Gracias Fernando y Octavio por vuestros comentarios con los que coincido totalmente.
      Como dice muy bien José Miguel Bolivar en su reciente post: “Prohibir las redes sociales es intentar tapar otros errores, con un nuevo error”.
      El problema no es internet o las redes sociales. Cada uno y también las empresas tienen que decidir el uso que quieren hacer de ellas. Si no queremos ver su potencial, estamos dando un paso atrás que más pronto o más tarde nos va a perjudicar como empresa. Si no existieran, los empleados desmotivados perderían el tiempo de cualquier otra forma. Si en la empresa hay falta de compromiso, poca comunicación, desmotivación, el hecho de prohibir el uso de las redes no va a solucionar el problema interno que ya tenemos. Lo que deberíamos como empresa plantearnos es si gracias a un buen uso de las redes, podemos solventar todos estos problemas internos.
      Os paso el post que me ha parecido muy interesante: http://bit.ly/b82VNX

  3. En mi opinión no solamente existen las redes sociales internas, si no que además el trabajo se realiza en realidad bajo una dinámica de red. Aunque no sean visibles a simple vista, la red se configura internamente para que las cosas funcionen, por lo que podemos hablar de una red de liderazgo interno, representativa de la influencia que tiene cada persona (o nodo). En este artículo (http://www.kanvio.com/blog/?p=240) se habla de como llevar a la práctica un análisis de la red de liderazgo en la empresa.

    Otro de los aspectos que no se ven es que los 11 millones de usuarios trabajan en empresas, y que por tanto ya están conectados entre si. No solamente en las empresas sino también entre empresas. Y si hay conexión, hay flujo de información. Si yo tuviera 25 años y trabajando para una empresa, me encuentro con un problema a resolver, ¿A quién le pediría ayuda? ¿Al jefe? ¿A mis contactos de mis “redes” (alguna de las redes, además de social, es de conocimiento)? Abrir el espacio a las redes es, en mi opinión, tener acceso a un capital humano ilimitado.

    Saludos,

    Liberto

  4. Totalmente de acuerdo con lo expresado en el post. En la unidad en la que trabajo implantamos el año pasado un entorno colaborativo. El resultado: un éxito rotundo, sustituyendo a otras herramientas a las que estábamos habituados. Somos más eficaces comunicándonos, todos tenemos claro lo que hacemos y quién sabe de qué, compartimos conocimiento y colaboramos en los proyectos.
    Aunque partió con un par de objetivos (gestión del conocimiento e innovación) hemos descubierto nuevos usos.
    Actualmente es nuestra herramienta de trabajo diaria, sustituyendo en muchos casos al email.
    Como comentaban anteriormente (Octavio y Fernando) la clave está en el liderazgo de estas iniciativas y estar dispuesto al cambio cultural que implican. Si esto no se asume internamente el resultado será un gasto.
    Animo a participar de esta experiencia que nos acerca a las personas y mejora nuestra productividad y conocimiento.

    • Muchas gracias José Manuel por compartir la experiencia de vuestra empresa trabajando en un entorno colaborativo y del éxito de la misma.
      Estos ejemplos reales son los que las empresas más reacias ante todo lo 2.0 necesitan conocer.
      También me parece muy interesante el hecho de que iniciarlo con unos objetivos concretos, que se han ido ampliando y potenciando al descubrir nuevas posibilidades y beneficios para vuestra compañía.

  5. Comparto totalmente estas reflexiones sobre las redes sociales corporativas. Aunque todavía no tenga muy claro todo su potencial, sé que es una vía de avance en la dirección de recursos humanos de las empresas y que aportaría un nueva forma de gestión, liderazgo, aprendizaje, comunicación, innovación y nuevos valores a incorporar, los valores 2.0 ya mencionados en este blog.

    A pesar de ello, y habiendo visto ejemplos como el de Zappos, considero que estamos lejos de que este cambio se produzca de una forma efectiva a corto plazo en las empresas españolas. La transparencia que requiere y el desconocimiento que se tiene (tenemos) de estos entornos hacen que los directivos no se aventuren, de hecho no son muchos los que están presentes en las redes sociales, abundamos consultores, blogeros, profesionales en busca de mejores oportunidades, etc, pero directivos no muchos, entre otras cosas porque cuando hablas con ellos te dicen que no tienen tiempo para esto. Y tienen razón, yo he sido directora de recursos humanos y mientras estaba en la dirección no me he aventurado, ahora que participo en una empresa de consultoría, sí que lo estoy haciendo (hay que estar al día) y estoy descubriendo un nuevo mundo que al principio, tengo que reconocerlo, da un poco de vértigo.

    Se hace necesario que los directivos se involucren y comprueben por sí mismos las 20 razones de las que hablabas para estar en las redes sociales, y sobre todo de la ventaja para sus empresas, clientes y empleados de implantar redes sociales corporativas.

  6. Estoy de acuerdo Ana, aún nos queda mucho camino, pero creo que se va avanzando poco a poco. Lo importante es no “negarse” porque es dar un paso atrás y “aventurarse” como tu dices, aunque de un poco de vértigo.
    Yo creo que los directivos que ya se han aventurado (hay ya 1 millón de Directivos en Linkedin en España) y han dado los primeros pasos, comprobarán por sí mismos todo el potencial y verán las grandes posibilidades que puede tener trabajar de forma colaborativa y en red a nivel interno en sus organizaciones.
    Muchas gracias por tu aportación.

  7. Hola,
    En mi empresa, dedicada a la investigación de mercados online es práctica habitual el uso de vías digitales de comunicación, como por ejemplo el messenger, de tal manera que se gestiona y se intercambia de manera más directa y rápida la información, aunque también es cierto que desde otro punto de vista “la empresa” pierde el control de las comunciaciones y entiendo ciertas reticencias, pero en mi caso este uso no es solo por parte de técnicos sino también entre Directivos y mandos superiores. Se ha creado a su vez una comunidad en facebook para los empleados y donde cada uno puede compartir lo que crea conveniente.
    Por otro lado hay un ánimo para participar, crear, escribir, etc en blogs, foros y normalmente se charla entre los compañeros sobre qué blogs o nuevas entradas relacionadas con nuestra razón social se ha descubierto en las últimas semanas, en qué sites se ha participado, etc.
    Soy un poco escéptico a que en tiempos convulsos como los que vivimos la alta rotación en las empresas vaya en contra de este tipo de iniciativas, puesto que juega en contra del intercambio de conocimiento ya desde un punto de vista motivacional y derivando en que al final se formen grupos y cada uno recurra a sus pares “de toda la vida”.
    No se si he logrado explicarme pero lo he intentado.
    Un saludo.

  8. Estoy totalmente de acuerdo en que en los nuevos procesos de “comunicación interna 2.0” debería hacerse uso de las redes sociales entre los empleados, y no solo eso, sino que debería contemplarse en los códigos éticos de la empresa, los manuales de bienvenida y la formación básica del empleado.
    El uso de estas redes sociales como por ejemplo, algo tan simple como el uso de Skype para las llamadas de voz internas y externas, ahorraría mucho a la empresa.
    Yo solo le veo dos problema. El primero, que los CEOs de las empresas -sobretodo las españolas no confían en la “buena” voluntad de sus empleados; el segundo se relaciona precisamente con esto, con la lealtad de los empleados hacia su empresa y el orgullo de pertenencia… Posiblemente deberíamos pensar en cómo crear cultura de empresa y como mejorar los procesos de comunicación interna antes de implantar las redes sociales en nuestra filosofía.

  9. Creo que las empresas guardan todavía muchas reservas ante este medio de comunicación. Quizás piensan que no pueden ser lo suficientemente profesionales, que sus empleados se pueden distraer o que quizás se filtre información confidencial entre los departamentos.
    Enhorabuena por el artículo; me ha resultado de gran utilidad.

Deja un comentario