Un emprendedor que está construyendo su empresa, ha de ser humilde para saber escuchar, sobre todo a personas que tienen mucho sentido común y más experiencia que ellos. Y no solo escuchar, sino hacerlo con la mente muy abierta y ¡hacerles caso!

Yo no escuché...

Cometí un error cuando montamos secretariaplus.com en el año 2000. Conseguimos 650 millones de las antiguas pesetas (casi 4 millones de €) con un BP en papel. ¡No teníamos ni web! Y nos dedicamos a abrir sedes en 6 meses en Italia, Francia, Alemania y México.

Así, sin ninguna experiencia internacional, nos lanzamos en 4 países a la vez para conseguir una 2ª Ronda, que nunca llegó (explotó la burbuja) y nos gastamos todo el dinero entre abrir y cerrar países.

Fue en ese momento de dificultades cuando tuvimos que ingeniárnoslas para hacer de la compañía española (la única que sobrevivió), una empresa rentable.

Afortunadamente la historia acabó muy bien para todos los accionistas ya que al cabo de 7 duros años de trabajo, la compañía se vendió (muy bien) y todos los accionistas conseguimos un retorno de la inversión muy rentable.

En el año 2000 yo cometí el error de no escuchar a mi marido, que estaba en el Consejo de la compañía, y es de las personas con más sentido común que conozco.

Él me decía todo el tiempo: abre poco a poco. Primero consolidas España, después abre otro país, y cuando lo tengas consolidado abre otro y así. Y no le hice caso. Siempre me acordaré de ese error y a partir de entonces siempre le he escuchado a él y a otras personas con gran experiencia, que me han acompañado en mi actividad empresarial.

Hay que ser motor pero...

Los emprendedores tendemos a ser muy lanzados, y eso es muy bueno. Somos motores...

Pero si además nos sabemos rodear de gente muy buena que nos añada dosis de sentido común, experiencia y les escuchamos con la mente muy abierta, comprobaremos a menudo que acertamos haciéndoles caso.

Ser empresario significa saber rodearte de gente mejor que tú tanto en tu equipo como en el Consejo de Administración de la compañía. Pero no solamente de rodearte de "buenos" sino de saber hacerles caso, saber dejarte convencer.

Ser empresario significa saber rodearte de gente mejor que tú tanto en tu equipo como en el Consejo de Administración de la compañía Clic para tuitear

El otro día en un Consejo de una empresa en la que participo, ante un problema de la compañía, uno de los Consejeros hizo la pregunta mágica al CEO: ¿habéis escuchado lo que os recomendé hace 5 meses? Es muy probable que si le hubieran escuchado, y le hubieran hecho caso, no se hubiera producido ese problema...

Cuando conoces a emprendedores que te piden consejo sobre la empresa que están montando, en seguida te das cuenta de cosas obvias de su negocio que no siempre son positivas. y cuando se las comentas, también te das cuenta si te escuchan de verdad o si están tan enamorados de su idea que les entra por un oído y le sale por otro.

Si de algo os puede servir mi experiencia, es que es muy necesario como empresarios tener intuición y ser lanzados, pero cada vez más, me gusta escuchar y contrastar mis intuiciones con gente sabia.

Y si te convencen, hazles caso, ¡acertarás!

¿Te ha gustado? Compártelo

Elena Gomez Author
CEO de www.BebedeParis.com- Presidenta de Womenalia- Ex-Presidenta en Adigital 2007-2017(Asociación Española de la Economía Digital) – Accionista y consejera en 7 startups.: www.incipy.com, www.inesdi.com, www.cocunat.com. www.brainsins.com, www.gopopup.com –
Lo mío es emprender, comenzar e impulsar nuevos proyectos empresariales.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

1 comentario en “La importancia de saber escuchar

  1. Escuchar es la sabiduría de los listos. Aunque algunos no entiendan las nuevas ideas siempre se saca algo aprovechable. Persistir es necesario pero escuchar ayuda a mejorar casi siempre!

Deja un comentario

Suscríbete

Suscríbete para no perderte ninguna publicación. Te avisaremos por email cada vez que haya novedades.