Cuando me iba a casar, mi madre me dijo: "Solo te voy a dar un consejo: desde el primer momento de tu vida en pareja, no aceptes nada que no estés dispuesta a aceptar toda tu vida"

consejos profesionales

 

A partir de los 40 me he dado cuenta que he aprendido a decir "no" y vivo mucho mejor.

¿Por qué la gente no sabe decir "no"?

Para saber decir "no", hay que aprender primero a decir "sí" a lo que nos gusta. Y para ello es necesario conocernos bien. Conocer nuestros deseos, nuestros valores y sentimientos.

Hay muchas razones por las que a la gente le cuesta decir que no: pena, obligación, compromiso, vergüenza, etc. Pero la palabra "no", nos puede evitar muchos problemas y nos puede ayudar a vivir mejor. Y además, un "no" razonado y dicho con respeto es mucho más considerado para los demás que un silencio.

Me voy a centrar en la vida profesional. Voy a poner varios ejemplos profesionales donde se agradece un "no" razonado mucho más que "ninguna respuesta":

1. ¿Cuántas veces alguien nos pide un consejo o ayuda a través de las redes sociales y no contestamos?

A través de las redes sociales, los contactos se han multiplicado y cada vez hay más personas que piden ayuda directa y personalizada, resultando materialmente imposible atenderles porque necesitaríamos días de 48h.

Consecuencia: no podemos contestar a todo el mundo.

Por ejemplo, a mí me llegan cada día 2 o 3 peticiones de emprendedores que quieren que analice su business plan y les diga si está bien su idea, dónde conseguir financiación… En definitiva, que les ayude a sacar su empresa adelante. Si lo hiciera, ¡¡estaría las 24h dedicada a ello!!

Nuestra experiencia y nuestro tiempo son valiosísimos. Y cada vez somos más los profesionales que no podemos atender a todas las consultas que se nos plantean a través de las redes y nos presenta un problema ante el que solo podemos hacer dos cosas:

  1. No contestar (lo que sería poco delicado)
  2. O contestar que no puedes atenderles (a mí me hace sentir un poco mal)

Para dar una solución práctica a este problema, yo me he apuntado como miembro del Consejo Internacional de Expertos de Womenalia. El Consejo es una red mundial de Expertos de todos los sectores, que responden a consultas y aconsejan (de forma remunerada) a otros miembros.

Ahora cuando alguien que me pide un consejo y quiere que le dedique tiempo, puede tratarlo conmigo contratando mi tiempo a un precio muy económico. Ahí se distingue muy bien a los jetas 2.0 de los que van en serio y valoran tu tiempo.

2. Cuando recibimos una llamada o un email comercial en el que tratan de vendernos algo profesional. ¿Cuántas veces no contestamos?

Cuando alguien trata de vendernos algo, en general no solemos contestar o damos largas. ¿Por qué nos cuesta tanto decir "no"? Mi respuesta es proporcionada en relación al tiempo que la persona se ha tomado en contactarme y prepararme una oferta personalizada:

- Cuando recibo un email no personalizado, ni contesto. Son los típicos emails de Linkedin sin personalizar que son "pan para todos". Aquí la persona no ha hecho ningún esfuerzo en ajustar la oferta.

- Cuando recibo un email personalizado, siempre trato de contestar de forma respetuosa y razonada que no me interesa.

- Cuando además se ha tomado la molestia de buscar mi teléfono o buscar algún contacto intermedio que me conoce y llamarme, le dedico un poco más de tiempo razonando el no si no me interesa.

3. Cuando hacemos una entrevista de trabajo para buscar un candidato, ¿cuántas veces no contestamos?

Cuando hay una entrevista personal en que ambas personas dedican un tiempo a conocerse, estoy convencida de que cada reunión puede ser una lección para el entrevistado.

Es muy importante ayudar a los demás diciéndoles "no" y el por qué. Otra cosa es cómo lo acepte la otra persona pero le puede ayudar muchísimo en próximas entrevistas de trabajo.

4. Presentamos nuestro Business Plan a posibles inversores ¿cuántas veces no nos contestan?

Normalmente cuando buscas financiación para un proyecto, la proporción de "noes" es mucho más alta que la de "síes". Pero lo que me llama mucho la atención es que muchos inversores a los que les has presentado un proyecto, no contestan.

Creo que tan importantes son los "síes" como los "noes" y de estos últimos se aprende mucho más que de los primeros.

Admiro a inversores que me han dicho que "no" a invertir en mis proyectos, pero que me han dado grandes consejos como por ejemplo: Luis Martín Cabiedes ( @luismcabiedes ) o Rodolfo Carpintier ( @RCarpintier)

Decir no con respeto y razonadamente puede ayudar muchísimo a los demás y es respetar el tiempo que se han tomado en contactarte. Clic para tuitear

Muchos inversores no dicen al emprendedor las razones por las que no invierten para no desanimarle. Es una pena, porque aquí de nuevo, cada reunión puede ser una lección.

Trata el tiempo de los demás con el mismo respeto que quieres que traten tu tiempo. Decir "no" con respeto y razonadamente puede ayudar muchísimo a los demás y es respetar el tiempo que se han tomado en contactarte.

¿Te ha gustado? Compártelo

Elena Gomez Author
CEO de www.BebedeParis.com- Presidenta de Womenalia- Ex-Presidenta en Adigital 2007-2017(Asociación Española de la Economía Digital) – Accionista y consejera en 7 startups.: www.incipy.com, www.inesdi.com, www.cocunat.com. www.brainsins.com, www.gopopup.com –
Lo mío es emprender, comenzar e impulsar nuevos proyectos empresariales.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

4 comentarios en “La importancia de saber decir “no”

  1. Muy interesante el tratamiento que ofreces a las distintas peticiones que te llegan. Yo intento hacer lo mismo, sobre todo porque me he visto en “el otro lado” y cuando no hay respuesta es mucho peor que un no. Lo peor es la indiferencia y eso es lo que se traslada cuando no hay respuesta.

  2. Gracias por tu artículo me ha aportado una visión de respeto en las relaciones muy valiosa, has descrito muy bien la actitud que no practicamos ni recibimos.

Deja un comentario