En 2016, el 50% de la población mundial tendrá acceso a la red, es decir más de 3.000 millones de personas estarán conectadas y el mercado de Internet alcanzará, en la economía de los países del G-20, un valor aproximado de 4.2 trillones de dólares.

 

 

Estos datos provienen del Manifiesto Digital, estudio presentado en Davos, en el marco del Foro Económico Mundial, por Boston Consulting Group (BCG) junto con McKinsey. El Estudio me ha parecido tan interesante que voy a dedicar este post a resumir su principales conclusiones.

Es esencial en estos momentos entender el potencial económico de Internet, en especial por los retos económicos que ahora enfrenta Europa y que pueden ser factor vital para el futuro de nuestro continente.

Es esencial en estos momentos entender el potencial económico de Internet, en especial por los retos económicos que ahora enfrenta Europa y que pueden ser factor vital para el futuro de nuestro continente. Clic para tuitear

Ninguna empresa, ni ningún país puede ignorar este hecho porque la escala (mundial) y la velocidad de los cambios están modificando la estructura de la empresas y la forma en que los países hacen negocios.

Todas las empresas (al menos las creadas en el siglo XX) necesitan una transformación digital. La mayoría tendrá que transformar digitalmente a su personal, sus procesos y sus estructuras organizativas.

Dada la velocidad del cambio y la intensidad de la competencia, se tendrá que dejar de lado la planificación a largo plazo y enfocarse totalmente hacia estrategias de adaptación. Las empresas que triunfarán serán las que tienen una clara estrategia digital y están enfocadas a una absoluta flexibilidad.

Las tendencias de Internet que tienen que tener en cuenta empresas y países para triunfar en la economía digital son las siguientes:
1. Internet es interactivo y participativo, las redes sociales lo han conseguido. Las empresas, en su relación con sus clientes, tienen que evolucionar de los mensajes en una sola dirección hacia a la conversación en tiempo real con sus clientes. Por lo tanto, ahora los consumidores tendrán mucho más poder que antes.

2. El acceso a Internet ya no es fijo sino ubicuo. En 2016, el 80% del acceso a Internet será a través de los móviles.

3. Internet se está desarrollando a pasos agigantados en los países emergentes. China tendrá 800 millones de internautas en el 2016 (misma cifra que Francia, UK, India, Alemania, Japón y USA juntos)

4. Estamos en la era del Internet de las cosas. De hecho IBM ha pronosticado que en 2015, más de 1 trillón de dispositivos estarán conectados a Internet. Y no sólo los móviles, sino también coches, neveras, relojes... Esto cambiará radicalmente la manera en que las empresas se relacionarán con los consumidores y en cómo administrarán sus cadenas de suministro.

5. Internet es global pero cada vez más enfocado en la experiencia local. Está tan enraízado en el día a día de la vida de un país, que su uso refleja las características culturales, económicas y políticas del mismo.
Por ejemplo UK es un país de compradores digitales y en cambio Holanda, no, porque los holandeses no son grandes consumidores de tarjetas de crédito. En República Checa tienen un ecommerce fuerte porque el comercio tradicional es débil y en cambio en Hong Kong no, porque es el paraíso de los comerciantes tradicionales. En India, el mercado de ecommerce es pequeño y en cambio triunfan las citas y las apuestas por Internet. En Kenia (tienen escasa infraestructura bancaria) es más fácil el pago por móvil que en Kansas. En China, la gente para lo que más usa internet es para escuchar música, el 83% frente al 34% de USA.

6. Pero a la vez, Internet está siendo transformado en ecosistemas liderados por grandes compañías como Amazon, Apple, Facebook, Google, Twitter... que están por encima de las fronteras de los países.

7. Internet está generando una riqueza económica importantísima. En las economías del G-20, ya representaba en 2010 una media del 4,1% del PIB. En algunos países desarrollados ya representa el 8% del PIB entre empleos creados y posibilitando crecimiento económico.

8. Hay una generación digital de personas que ha nacido con Internet y que está transformando la sociedad y el comercio. Esta generación se ha acostumbrado a participar y comentar sus opiniones económicas, sociales y políticas.

Todas estas tendencias tienen consecuencias para las empresas y los gobiernos.

  • Las empresas tienen que construir sus activos digitales y reducir sus pasivos digitales. Esto empieza siempre por la dirección de las empresas que se tiene que impregnar del adn digital y desprenderse en su organización de las áreas que le restan flexibilidad. Todo ello empieza por construir bien la estrategia digital de cada compañía individualmente.
  • Los gobiernos son imprescindibles para transformar la economía digital de un país.

Pueden apoyar con políticas que promuevan y faciliten:

  1. La creación y la inversión en startups.
  2. La inversión en innovación.
  3. La educación digital tanto a los ciudadanos como a las pymes.
  4. La infraestructura de banda ancha universal y tarifas accesibles de acceso a Internet.
  5. La contratación del talento.

¿Qué va a hacer en este sentido un nuevo Gobierno de España? Tenemos una oportunidad única...para crear un paraíso digital en España.

¿Te ha gustado? Compártelo

Elena Gomez Author
CEO de www.BebedeParis.com- Presidenta de Womenalia- Ex-Presidenta en Adigital 2007-2017(Asociación Española de la Economía Digital) – Accionista y consejera en 7 startups.: www.incipy.com, www.inesdi.com, www.cocunat.com. www.brainsins.com, www.gopopup.com –
Lo mío es emprender, comenzar e impulsar nuevos proyectos empresariales.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

Deja un comentario