Nos habíamos acostumbrado a que todas las innovaciones tecnológicas (los primeros ordenadores, los móviles, Internet, el correo electrónico…) nacían inicialmente en la empresa y luego su uso se iba trasladando también al ámbito privado.

Ahora está ocurriendo todo lo contrario. Nuestros empleados disponen de smartphones, tabletas, ordenadores… Mucho más modernos e innovadores que los que les proporciona su empresa. Pero más allá de los dispositivos, nuevas formas y canales de comunicación relacionados con temas profesionales están apareciendo primero fuera de las propias organizaciones, como es el caso de las Redes Sociales Profesionales, permitiendo que empleados, colaboradores… se comuniquen, relacionen, intercambien experiencias, ideas y opiniones.

Nuestros empleados disponen de smartphones, tabletas, ordenadores…Mucho más modernos e innovadores que los que les proporciona su empresa. Clic para tuitear

Y ahora, a la inversa de lo que estábamos acostumbrados, queremos aprovechar internamente lo que de forma espontánea y natural se está produciendo fuera y trasladar el potencial de las redes sociales hacia el interior de nuestras empresas con herramientas internas.

Medios no nos faltan, ya que en el mercado han aparecido multitud de plataformas o software sociales para implementar de forma corporativa en las empresas, y el cloud computing pone las cosas mucho más fáciles. Todas ellas ofrecen potentes funciones como en las redes abiertas: integrar perfiles, grupos, directorios, blogs internos, compartir hojas de cálculo, wikis, herramientas de colaboración y comunicación en tiempo real…

Prestaciones realmente excelentes para facilitar la interacción entre los miembros de una misma compañía, que ayudan a fomentar las relaciones y la colaboración, facilitan que fluya el conocimiento y se aproveche la inteligencia colectiva.

Hay además estudios documentados que demuestran ya los importantes beneficios de una Red Social Corporativa (McKinsey “The rise of networked Enterprise: web 2.0 finds its payday”)

Por tanto, no es de extrañar que cada vez, más empresas viendo dicho potencial se planteen seriamente implementar una red social de uso exclusivo y privado para todos sus empleados. Pero no hay que caer en el error de pensar que si nuestros empleados usan ya las redes sociales fuera, también lo harán internamente, ni tampoco que se trata sólo de integrar un potente software social interno y esperar sin más que nuestra gente lo utilice. Es un cambio organizacional, una nueva forma interna de trabajar, comunicarnos y relacionarnos que hay que acompañar e impulsar.

¿Cuándo tiene realmente éxito una Red Social Corporativa para empleados?

  1. Cuando la visión de sus beneficios parte de la Dirección General.
  2. Cuando dicha visión es compartida sin miedo y valentía por el resto de Directivos.
  3. Cuando dichos Directivos saben trasladar su apoyo y prioridad a los Mandos Intermedios.
  4. Cuando se comunica y se hace partícipe a los usuarios de los objetivos de la iniciativa y de las ventajas reales que supondrá para ellos la nueva plataforma en su trabajo.
  5. Cuando IT se involucra, lo apoya, aporta su know how en lugar de verlo como una pérdida de poder.
  6. Cuando se elige una plataforma adecuada a los objetivos concretos y necesidades de la compañía. Hay que saber elegir la mejor herramienta y no pensar que el proyecto es sólo un tema de comprar licencias.
  7. Cuando dicha plataforma es tan fácil de usar que resulta intuitiva y genera una experiencia de uso agradable, simple y muy visual.
  8. Cuando se planifica la implementación, se impulsa y se dinamiza la participación de los usuarios.
  9. Cuando se implementa sin imponerla y se apoya a los usuarios con paciencia para que pierdan el miedo, se familiaricen y aprendan sin presiones.
  10. Cuando no se cae en el error de pensar que espontáneamente los usuarios empezarán a utilizar la herramienta, compartir información y a trabajar colaborativamente de forma automática.
  11. Cuando se realizan y dinamizan acciones que fomentan la participación, la colaboración y ayudan a romper la barreras iniciales.
  12. Cuando se miden los resultados de la implementación (nivel de participación, lecturas, aportaciones, comentarios, interacciones etc… ) y en base a los mismos actuamos y reactivamos la participación.
  13. Cuando se aborda el proyecto de forma planificada y se inicia en grupos piloto para aprender, experimentar y detectar los frenos y oportunidades.
  14. Cuando se aplica el know how aprendido y se extiende paulatinamente la implementación a toda la organización.
  15. Cuando los usuarios consiguen con la nueva plataforma mejorar aspectos de su trabajo y conseguir cosas que con el mail o medios tradicionales no podían.
  16. Cuando se trasladan a la plataforma proyectos concretos, prioritarios para la compañía y de valor para el día a día del empleado, de los equipos y de la empresa.
  17. Cuando los Directivos también participan de forma activa y comparten, intercambian ideas, aportan sugerencias…con transparencia como el resto de usuarios.
  18. Cuando los empleados ven reconocidas sus aportaciones por parte de los Mandos Directivos (con menciones, agradecimientos, reconocimiento del talento...)
  19. Cuando se comparte contenido de interés y se genera una buena biblioteca útil para todos.
  20. Cuando además de asuntos de trabajo se comparten también temas más personales o emocionales, ya que se humanizan las relaciones y se consolidan los equipos.

Mi agradecimiento a todos mis compañeros de Íncipy por ayudarme a seleccionar estos 20 consejos, en base a nuestro día a día apoyando e impulsando Redes Sociales Corporativas.

Una lista abierta a todas vuestras aportaciones y sugerencias. ¿Nos ayudáis a ampliarla?

¿Te ha gustado? Compártelo

Mireia Ranera Author
Socia y Vicepresidenta de Íncipy, consultoría de transformación digital, y Directora de la división Digital HR Employee Digitalization, impulsando y acompañando la hoja de ruta digital desde el ámbito personas en grandes organizaciones. Socia fundadora y Consejera de Womenalia, 1ª red de networking mujeres profesionales, Inesdi, digital business school e Indigital Advantage, headhunting de perfiles digitales.
He desarrollado mi carrera profesional en ámbitos que me apasionan: Internet, Marketing, RR.HH y Formación.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

13 comentarios en “Las 20 claves del éxito de una Red Social para empleados

  1. Cuando se pierde el principal miedo de muchas empresas a lo 2.0: los comentarios que no puedo controlar, las conversaciones que se van a realizar a mis espaldas… No hablo de descalificativos, cotilleo… hablo de críticas positivas que no comparten la visión de la empresa en un determinado proyecto, que se salen de la visión de la mayoría… El valor de las mismas es incalculable.

  2. ¡¡¡Gran artículo Mireia, enhorabuena!!!

    Lo que las empresas ven como una fuente de cotilleo y posibles críticas, estoy convencida que es una gran inversión a la hora de gestionar el talento de los empleados, y la base para gestionar una comunicación interna fluida entre los departamentos.

    Además, en estos tiempos, donde el 63% de los trabajadores no se siente comprometido con su organización, y que el engangement del empleado está en el punto de mira, no se me ocurre mejor marco para desarrollar estrategias de employer branding.

    Enhorabuena por tu trabajo y por compartitrlo con nosotros!!!

  3. Saludos Mireia,

    Estoy muy de acuerdo con tu post. La realidad es que las redes sociales cada vez están más integrados en la vida empresarial y además, este tipo de herramientas acerca a los profesionales de gestión de talento y recursos humanos a su cliente interno, ayudándoles a interactuar más, con los profesionales que gestionan empresas en su organización, y les ayuda a conocer más su necesidades y dar mejor respuesta a su cliente interno.
    Son muchas las ventajas, pero como bien has comentado no sirve de nada pagar licencias e implantar redes sociales en las empresas si no se entiende como una herramienta en el trabajo, y como aparece en el punto 2, la idea es compartida por los directivos y son éstos los que trasladan su apoyo e interés a los mandos intermedios. Al trabajador hay que hacerle partícipe del proyecto, nunca imponerle su uso obligatorio. Si muchas empresas que han implantado por ejemplo wikis en sus empresas en los últimos años y abierto en ella foros de debate en los que nadie participó, hubieran leído este artículo, seguro que el proyecto habría funcionado.

    Enhorabuena. Saludos.

  4. Mireia, estupendo post. Estoy absolutamente de acuerdo con casi todo lo que comentas. Son las recomendaciones que les damos a nuestros clientes cuando les instalamos nuestra ideas4all Innovation Ágora, herramienta para que sus empleados aporten ideas, las voten y las comenten. De los puntos que destacas, nosotros encontramos cruciales el apoyo de la dirección general, una buena comunicación en el lanzamiento (que deje claro lo que se espera de la iniciativa, y lo que aportará tanto a la compañía como a los empleados), una continua dinamización que presente retos y concursos, el reconocimiento y por supuesto, la facilidad de uso de la herramienta implementada. Insistiría en que es fundamental que algunas de las ideas o proyectos que se aportan a la red lleguen a realizarse, demostrando el interés real que tiene la organización en buscar innovación y talento entre sus empleados. Si todo esto no se da, es muy difícil que la innovación abierta o la colaboración colectiva den todos los frutos de los que son capaces. @ideas4all @Anamelia

  5. Sin duda una muy buena compilación de conceptos. Desde nuestra experiencia como Red Social de Conocimiento, te agradecemos el artículo, porque además de certero, nos recuerda algunos conceptos que hemos descuidado. Muchas gracias.

  6. Hola Mireia,

    magnifico post!!!

    Para mi es un tema a potenciar en las empresas, lo tengo clarísimo. Eso si o lo “vendes” bien y que se entienda o sino esta destinado al fracaso, o eso creo yo.

    Salud.

    • Gracias Lorenzo y totalmente de acuerdo: si no se vende bien y no se entiende el proyecto no avanza y muere.
      En mi próximo post hablaré de “cómo convencer a los CEO para que apuesten por las redes sociales”.
      Saludos.

  7. Hola Mireia, interesante mirada, muy de acuerdo con todos los puntos. Yo soy consultor y CM de SM para una organización multilatina con presencia en 15 países a través de siete negocios. Desde hace un año y cinco meses esta organización creó su red social interna y ha sido clave, desde un principio, el apoyo de la alta dirección para su adopción de lo que llamamos una nueva cultura digital.

    • Gracias por tu testimonio Alejandro!. Los casos de éxito de empresas pioneras son el mejor impulso para abrir los ojos a muchas organizaciones dudosas, con miedos o totalmente cerradas al futuro.
      Saludos.

  8. Aprecio tu intención con el artículo, y la voluntad de contribuir a que en las “empresas” las personas que las “dirigen” se vayan abriendo a exponerse a esto de las redes corporativas.

    Coincido en muchos de los puntos, por ello me permito co-crear desde tus palabras, y aportar cuatro perspectivas, esperando contribuyan a avanzar hacia otras nuevas:

    1. Las redes ya existen en las empresas, las herramientas lo que pueden hacer es facilitar los procesos de compartir y co-crear. Otra cosa es que no sepamos verlas o reconocerlas. ¿Qué nos impide verlas / reconocerlas?

    2. Si tratamos las ‘redes sociales’ en la empresa como una herramienta, corremos el riesgo de perder la oportunidad de utilizar plenamente su potencia. Por tanto no es algo a implementar, sino un hecho social a reconocer y potenciar. ¿Qué debe cambiar en el ‘hardware’ y ‘software’ orgnizativo para ello?

    3. Una ‘red social’ no funcionará nunca si pensamos que puede funcionar jerárquicamente, de ‘arriba abajo’. Es necesario abrirse a comportamientos y desarrollos en red. ¿Qué necesitamos dejar atrás para abrazar la auto-organización?

    4. El concepto ‘empresa’ puede estar limitando las redes. Las personas que las usan fuera del contexto de la empresa, están a pocos pasos (muchas lo hacen ya) de auto-organizarse para crear negocios sin necesidad de ‘empresas’. ¿Qué impacto tendría en la economía que miles de personas decidiesen dejar de vender sus horas para vender valor?

    Saludos!

    Liberto

Deja un comentario