Están sucediendo muchas cosas en 2018. Políticamente, socialmente, ambientalmente. Y las mujeres están siendo las impulsoras de gran parte de ese cambio. Estos cambios tendrán un gran impacto en los próximos meses y años. 

Leyendo este artículo de Ellevate me he inspirado en hacer tres predicciones para el próximo año.

Veamos los antecedentes y destaquemos cuatro hechos significativos que han tomado mucha fuerza en el último año:

1º. El movimiento del 8 de marzo, que se viene celebrando desde hace muchos años como el Día Internacional de la Mujereste año ha sido muy especial: las mujeres españolas lograron este 8 de Marzo una movilización sin precedentes contra la desigualdad de género en todas sus vertientes (brecha salarial, discriminación o violencia sexual) y situaron a España a la vanguardia del feminismo mundial. Centenares de miles de personas inundaron las calles de 120 ciudades en España.

Gracias a la gran movilización de este año, se han conseguido abrir todos los debates sobre desigualdad de género.

Me centro únicamente en los que tienen que ver con el mundo profesional de la mujer: la brecha salarial, discriminación laboral y techo de cristal. Según los distintos métodos utilizados para su cuantificación según el País, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en España se sitúa entre el 14,9% (UGT) o el 23,2% que dan los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística.

Si este dato se conoce desde hace muchos años, ¿por qué persiste la brecha salarial? En España, según el instituto de análisis Fedea, casi el 70% de las labores domésticas las realizan las mujeres, que dedican 2,5 horas más al día que los hombres a ese tipo de actividad. Son mayoritariamente también ellas las que supeditan su avance profesional al de sus maridos o parejas y quienes sacrifican los logros en el trabajo ante la maternidad, el cuidado de los padres o de los niños.

Lo que ha marcado la diferencia del 8 de marzo de este año, es que ahora la sociedad está absolutamente concienciada de que esto es así y de que hay que hacer algo para solucionarlo.

2º. El movimiento #MeToo que, aunque viene desde 1996, explotó en 2017 por la  denuncia de casos de acoso sexual en Hollywood. El movimiento #MeToo va más allá de acabar con las violaciones.

Hay una frase del feminismo moderno que dice que las mujeres debemos “exigir más”. Se nos ha enseñado a subestimar cuánto valemos, ya sea en relación a nuestro salario o a nuestras relaciones personales, y si las mujeres simplemente exigiéramos lo que realmente merecemos, probablemente lo conseguiríamos.

Este movimiento está consiguiendo que muchas mujeres tengan la valentía de exigir lo que se merecen, tanto en el terreno personal como el  profesional.

3º. El desarrollo de plataformas en internet como Womenalia.com (en países de habla hispana) o EllevateNetwork.com (en países anglosajones) que unen a millones de  mujeres profesionales en el mundo.

"La unión hace la fuerza"internet ayuda a ello. Se están creando redes profesionales de mujeres para ayudarles al progreso en sus carreras profesionales.

Las mujeres poseen el 60% de los títulos universitarios, pero las mujeres ocupan solo el 15% de los puestos de alta dirección en todo el mundo y solo el 22% de las empresas son de propiedad femenina.

Según Ana Revenga del Banco Mundial, "si las mujeres tuvieran acceso a las mismas posiciones que los hombres y tuvieran las mismas oportunidades, la productividad mundial crecería en un 20% ".

El objetivo de estas redes  es ayudar a las mujeres en la evolución de su carrera profesional. Por ejemplo, Womenalia.com es una plataforma social colaborativa que continuamente analiza el uso y los datos de perfil de los usuarios para proporcionarle  recursos y herramientas para: desarrollar su carrera profesional (guía, seguimiento y medida), mejorar su visibilidad, hacer negocios, expandir su red, ser emprendedoras y asegurar la confianza de los inversores, socios, clientes, colegas y el mercado, etc.

Estas redes están ayudando a las mujeres a conectarse, a tomar medidas para alcanzar sus objetivos profesionales, a comenzar y hacer crecer sus negocios y a adquirir seguridad y reconocimiento profesional.

4º. La presión ciudadana para que se cumplan las leyes de igualdad en la Administración General del Estado y los organismos públicos vinculados. 

La norma establece que “la Administración General del Estado y los organismos públicos vinculados o dependientes de ella, observarán el principio de presencia equilibrada en los nombramientos que le corresponda efectuar en los consejos de administración de las empresas en cuyo capital participe”. Una presencia equilibrada que, para alcanzarse, debe evitar que ninguno de los dos sexos supere el 60% del total.

Los políticos todavía no cumplen la Ley de Igualdad, pero, gracias a la presión ciudadana, nos vamos acercando: 25.000 mujeres entre 70.000 cargos públicos.

Según elconfidencial.com  el 80% de las empresas públicas todavía ignora la Ley de Igualdad en sus consejos de administración.

De 139 entidades, 110 ignoran la norma y no cuentan en sus órganos directivos con un mínimo del 40% de mujeres. En 18 de ellas sus consejeros son todos hombres. Tres ejemplos: World Trade Center Barcelona (9 consejeros), Asnef-Logalty (9 consejeros) y la Autoridad Portuaria de Las Palmas (19 consejeros), ni uno solo de ellos es mujer.

La 'presencia equilibrada' de mujeres y hombres sí se cumple en los parlamentos legislativos, con las excepciones del Senado y la Asamblea de Murcia.

En cambio en el poder ejecutivo (gobiernos estatal, autonómicos y municipales), el incumplimiento de la Ley de Igualdad es especialmente manifiesta. Solo el 24% de los presidentes y el 20% de los alcaldes son mujeres. En cambio, las mujeres ocupan la presidencia en 11 de las 19 cámaras legislativas (58%).

Estos antecedentes me llevan a hacer 3 predicciones para este año:

# 1: La cantidad de mujeres que accederán a cargos públicos de responsabilidad gracias a las leyes de igualdad en la administración pública, se traducirá en que cada vez más mujeres quieran llegar a tener puestos directivos en el sector privado. En este sentido la administración es precursora en estos temas.

En muchas empresas, las mujeres todavía tienen menos oportunidades para alcanzar puestos directivos pero también nosotras somos culpables en muchos casos de no levantar la mano o decir sí cuando se nos da la oportunidad de liderar.

A su vez muchas empresas están impulsando importantes proyectos de diversidad para ayudar a que las mujeres que lo merezcan y lo deseen, alcancen puestos directivos.

Si el número de mujeres líderes en el sector público crece, también veremos a más mujeres ocupar puestos de liderazgo en el sector privado. ¡Es contagioso!

# 2: Los inversores más destacados y admirados del mundo invertirán cada vez más en proyectos liderados por mujeres y serán impulsores de la igualdad de género.

Están surgiendo ejemplos en todo el mundo. En 2017, varias instituciones financieras, principalmente en Australia, idearon una forma de promover la igualdad de género mediante la emisión de una forma relativamente nueva de deuda denominada bonos de igualdad de género. Como se detalla en un artículo del Wall Street Journal, los beneficios de la venta de esos bonos se destinan a negocios que son propiedad mayoritaria de mujeres o tienen mujeres en posiciones de liderazgo.

Los inversores más destacados y admirados del mundo invertirán cada vez más en proyectos liderados por mujeres y serán impulsores de la igualdad de género. Clic para tuitear

El artículo, el World Street Journal citó tres ejemplos específicos de la creación de estos bonos: National Australia Bank vendió bonos a cinco años que recaudaron $ 400 millones para compañías citadas como empleadores ejemplares por la Agencia de Igualdad de Género; La aseguradora australiana QBE emitió $ 500 millones de bonos similares por igualdad de género; y la Corporación Financiera Internacional, el brazo de inversión privada del Banco Mundial, recaudó $ 500 millones a través de su programa de bonos sociales para financiar negocios liderados por mujeres.

Estamos viendo un crecimiento en la inversión responsable. Como se señaló en la Encuesta de Inversión Responsable 2017 de RBC Global Asset Management, cada vez más inversores en todo el mundo están incorporando factores ambientales, sociales y de gobernanza en su proceso de inversión.

La predicción es que veremos más productos de inversión orientados a influir en el cambio en las empresas porque los inversores -las mujeres en particular- los exigirán.

# 3: La próxima generación de mujeres jóvenes que entrará en el mercado laboral lo hará con más confianza y capacidad, para defender lo que es justo, irrumpiendo con más fuerza que cualquier otra generación en la historia.

Como sociedad, todavía nos queda un largo camino por recorrer para garantizar que cada uno de nosotros, mujeres y hombres, tengamos el derecho de sentirnos respetados y apreciados por lo que somos.

Pero estamos progresando, en 2018 las mujeres han hablado y el mundo ha escuchado. La buena noticia es que las jóvenes de hoy que serán las líderes de las empresas del mañana, pero ¡hay que tomar muchas medidas para que eso sea posible!

¿Te ha gustado? Compártelo

Elena Gomez Author
CEO de www.BebedeParis.com- Presidenta de Womenalia- Ex-Presidenta en Adigital 2007-2017(Asociación Española de la Economía Digital) – Accionista y consejera en 7 startups.: www.incipy.com, www.inesdi.com, www.cocunat.com. www.brainsins.com, www.gopopup.com –
Lo mío es emprender, comenzar e impulsar nuevos proyectos empresariales.
follow me

Nos interesa tu punto de vista

Deja un comentario